Consejos para cuidar tu piel del frío, y lucir como una Winter Queen

16:35

Foto de Agnieszka Osip, diseñadora polaca
Va avanzando el otoño, y nos vamos acercando al solsticio de invierno. Comienzan los vientos fríos, las lluvias, y hasta la nieve. Es una época muy bonita, llegan las festividades de Navidad, Año Nuevo, y Reyes. Pero hay alguien que no está tan contento con este cambio de estación, y esa es nuestra piel.

Sequedad, sensación de tirantez, falta de elasticidad, agrietamiento... ¡uf! Es una época delicada para ella, y por eso he decidido poner manos a la obra con mis conocimientos dermatológicos, y traeros estos consejos que os ayudarán a lucir una piel perfecta en invierno, como toda una Winter Queen:

  • Bebe mucha agua: Unos 2 litros de agua pura al día es lo que nuestro cuerpo necesita para mantener una piel turgente y elástica. En invierno, esto cobra especial importancia.

  • Aplícate cremas hidratantes regularmente: la piel, por sus características biológicas, posee una barrera hidrolipídica que se ve alterada por las bajas temperaturas; esto provoca que se deshidrate (xerosis). Para esta época, son recomendables cremas algo más grasas que las que usamos el resto del año, que contribuyan a mantener intacta esta barrera, y que contengan ácido hialurónico, glicerina, xylitol y vitamina PP (B3). ¿Cuándo aplicarla? Lo más recomendable es después de la ducha, pero habiendo secado muy bien toda la piel, y no poner demasiada en los pliegues, ya que estos son naturalmente más húmedos.

  • Buena limpieza de la piel: Jamás te vayas a dormir con el maquillaje puesto. Usa desmaquillantes o limpiadores faciales que te ayuden a retirar maquillaje e impurezas.

  • Mantén manos y pies calientes: las zonas acras de nuestro cuerpo, es decir, las extremidades, son las que más sufren del frío debido al fenómeno llamado vasoconstricción, en que los vasos sanguíneos se contraen para disminuir la pérdida de calor en aquellas zonas, y redistribuir esa flujo de sangre tibia a otras. Así, manos y pies adquieren una temperatura inferior a la del resto de nuestro cuerpo, lo que puede ser muy perjudicial para la piel. Usa guantes y calcetines gruesos, y si se mojan con la lluvia o la nieve, cámbialos lo antes posible por unos secos.

  • No acerques tu piel a fuentes de calor: Las temperaturas extremas resecan tu piel. Las estufas, chimeneas y radiadores que sean para elevar la temperatura de la habitación. El calor directo también es dañino para las proteínas de tu piel, evítalo. Si vas a usar una bolsa de agua caliente, que nunca sea en contacto con tu piel: cúbrela con una funda especial, y si no tienes, envuélvela en una toalla.

  • No abuses de la calefacción: El exceso de calor y los cambios bruzcos de temperatura favorecen la aparición de rojeces en pieles susceptibles (dilataciones capilares y telangiectasias o arañas vasculares). Una temperatura de 20°C en el día y 16-17°C por la noche es más que suficiente para estar a gusto en casa.

  • No te duches con agua muy caliente: Por el mismo motivo que el consejo anterior, puede dañar tu piel e irritarla. También es malo para tu pelo, que deberías siempre enjuagar con agua más fría, para mantener su brillo y suavidad.

  • Evita lavar excesivamente las manos: Si te lavas mucho las manos, las despojas de su capa de grasa natural, y aumentas la susceptibilidad al efecto del frío.

  • Prefiere ropa de abrigo de fibras naturales: Algodón o lana son mejores que el nylon u otras fibras sintéticas porque permiten que la piel siga respirando,  no favorecen la sudoración.

  • Protégete del sol: Usa SIEMPRE protector solar, factor mínimo 20 (si eres muy blanca, como yo, no bajes de FPS 30, y busca que también tenga cobertura UVA). La radiación UV atraviesa las nubes, aunque a ti te parezca que el sol no está por ningún lado. Si hay nieve, no olvides los lentes oscuros con protección UV. ¡La nieve refleja el 80% de la radiación solar!

  • ¡No fumes!: Esto no sólo es un consejo invernal, sino que es válido en cualquier estación del año. El tabaco, además de los incontables daños médicos que puede provocarte (cáncer, enfisema, infartos, etc), produce un daño estético enorme tanto en tu piel, pelo, uñas y dientes. En invierno, contribuye al daño que produce una piel reseca y frágil, y disminuye la circulación de sangre a las extremidades.

  • Evita el alcohol: genera radicales libres y además empeora la dilatación capilar facial, produciendo rojeces. 

  • No olvides tus labios: Esta piel es especialmente sensible al frío, por lo que debes usar de forma constante un bálsamo hidratante y protector. Mejor si tiene factor de protección UV. Puedes usarlo bajo tu barra de labios habitual y seguir viéndote guapa.

  • Evita productos agresivos: Para el lavado de tu cara y cuerpo, prefiere productos testeados dermatológicamente y ojalá sin alcohol, conservantes o perfumes. Si tu piel no es especialmente sensible, puedes buscar productos que contengan vitamina C, ácido retinoico, ácido glicólico, o hidroxiácidos. Si tienes una piel delicada, prefiere dexpantenol, alfabisobolol, rusco, o ácido glicirrético.

  • Buena época para ciertos tratamientos: despigmentaciones, depilación láser o IPL, remoción de tatuajes. También algunos más caseros, como peelings químicos o mascarillas, son mejores de realizar en invierno que en verano, por el efecto nocivo de la luz solar en el período post-tratamiento.

  • Existe la dermatitis por frío. Ojo con la dermatitis atópica, suele empeorar en esta época del año. También la psoriasis, por la falta de luz solar. El frío por sí mismo puede provocar sabañones. Si tienes fenómeno de Raynaud (los dedos se te ponen muy blancos, como muertos, pudiendo estar antes azules y luego rojos), consulta a tu médico. Existe también la urticaria por frío (ronchas o habones). Para la rosácea, evita los cambios de temperatura bruscos, y el exceso de calor.

Espero que os hayan servido estos consejos, ¡vamos a ponerlos en práctica!

¿Tenéis algún otro consejo para mantener nuestra piel sana en invierno? Dejadlo en los comentarios, seguro nos servirá a todas.


You Might Also Like

11 comentarios

  1. Unos consejos estupendos. Gracias por compartirlos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que hayas encontrado alguno que te sirva,

      Besos, ¡vuelve cuando quieras!

      Eliminar
  2. Muy útiles los consejos, lo de la ropa de fibras naturales a veces me trae un poco de cabeza, no siempre me es fácil encontrar lo que busco en materiales que no sean sintéticos!

    Un saludo, me quedo por aquí a seguirte ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que no siempre es fácil, además hay cosas sintéticas preciosas que difícilmente quedarían bien en una tela como el algodón... Yo diría que lo más importante es preferir lo natural en ropa interior y pijamas. Claro que de vez en cuando nos gusta llevar algo más bonito de encaje y tal, pero que sea ocasional, porque si es todos los días puede traer problemas.

      Un saludo, gracias por tu comentario, y sé muy bienvenida :)

      Eliminar
  3. Ay...yo lo de las duchas de agua caliente no lo puedo evitar...ajajaj bsss!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja a mí también me cuesta, soy muy friolera. Pero de a poco me he acostumbrado a ducharme con agua más tibia que caliente, porque la piel de las mejillas se me irritaba mucho, y el pelo lo tenía muy quebradizo. Ya va mejorando, así que si puedes bajarle un par de grados que sea, hay que intentarlo :)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Pufff, soy muy muy perezosa con esto. Vale, reconozco que tengo que hacerlo pero es que empiezo con mucha actitud y luego... no me acuerdo ni la mitad de los días. Pero eso si, un post de 10 :) Un besazo enorme . Estamos en contacto ¡¡muá!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, guapa. Ya me he pasado por tu blog para conocerlo. Y ánimo, que a mí me pasaba igual antes, pero en algún momento algo hace click y lo incorporas a tu rutina, y ahí ya se hace todo más fácil.
      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Gracias por los consejos, los del agua caliente me va a cuesta jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, sí, es un sentimiento generalizado, no eres la única... pero bueno, con una buena hidratación después de la ducha, creo que compensa algo. Besos.

      Eliminar
  7. amo con toda mi alma el bendito invierno, tomar cafecitoss, andar abrigada, regalonear, caminar bajo la lluvia *-* en fin todo jijij que bueno que le de énfassis al punto del cuidado de la piel porque si se reseca aunque quizás no tanto como en verano (ya deseo que sea luego invierno por aquí) cariñoss bella !!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos y se agradecen. ¡Tú ayudas a hacer crecer este blog!

Por favor, no me dejes links. Visitaré tu perfil siempre, pero los comentarios con links tendré que eliminarlos, porque Google los considera spam.

Popular Posts

Blogs que sigo